Las cirugías oculares duran unos pocos minutos. El médico no utiliza bisturí. El paciente puede volver a su casa al poco rato de la operación. El paciente recupera su visión de forma rápida e indolora, y las gafas de vista cansada van a parar a un cajón.

Cada año, se hacen más de 120.000 operaciones por la técnica LASIK solo en Alemania. Un láser de excímeros (o láser excimer) permite tratar la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo e incluso la vista cansada.

Entre las tecnologías utilizadas figura el láser de excímeros TECHNOLAS® TENEO™ 317 y la plataforma láser de femtosegundo VICTUS®, ambas del fabricante Technolas Perfect Vision, que a su vez pertenece al grupo BAUSCH + LOMB.

Uno de los puntos fuertes de VICTUS® radica en que es un sistema de uso casi universal. Tiene un amplio espectro de aplicaciones para la córnea y también permite realizar operaciones de catarata. Los oftalmólogos también valoran muy positivamente la calidad con la que les permite trabajar. El láser se puede utilizar en todos los pasos de la operación

SEGÚN LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, EN EL MUNDO EXISTEN APROXIMADAMENTE 285 MILLONES DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD VISUAL, DE LAS CUALES 39 MILLONES SON CIEGAS Y 246 MILLONES PRESENTAN BAJA VISIÓN. ANÁLISIS 2004.

Cuando la exactitud es primordial

El procedimiento plantea grandes desafíos tecnológicos y es importante que el láser VICTUS® trabaje con una precisión extrema durante la preparación para la cirugía LASIK. Primero, el láser corta una fina capa de tejido de la córnea, similar a una lentilla, llamada colgajo corneal o flap. A continuación, se levanta el colgajo y se trata la córnea a través del orificio practicado. Al final de la intervención, el colgajo vuelve a colocarse en su posición original y hace las veces de un parche natural.

La córnea del ojo humano mide tan solo 0,5 mm de espesor. El láser corta la quinta parte más exterior de la córnea hasta una profundidad que el cirujano define con precisión de micras. Después, moldea la córnea siguiendo su curvatura.  Para ello es esencial una altísima precisión, puesto que el cirujano debe conocer en todo momento la posición exacta del láser.

Mejor fiabilidad con galgas extensiométricas

En esta aplicación es indispensable contar con un sistema sensor absolutamente fiable. El sensor tiene la misión de conectar el dispositivo láser con el ojo del paciente. Para ello se utiliza una “interfaz con el paciente” que se compone de dos partes: una especie de lente de contacto que se introduce en el láser y una grapa de montaje que se coloca en el ojo. Este sistema mide con exactitud la presión que el láser ejerce sobre la córnea.

El dispositivo incorpora galgas extensométricas que indican si la presión se mantiene constante. El sistema de adquisición de datos PMX, del especialista en medición HBM, se encarga de adquirir las señales de los sensores y digitalizarlas. De este modo, proporciona al cirujano que lleva a cabo la intervención la seguridad necesaria para trabajar en todo momento dentro del rango de tolerancia correcto.

El sistema PMX garantiza que los valores que necesita TECHNOLAS Perfect Vision GmbH se generen de manera fiable. En este sentido, la estabilidad a la temperatura resulta especialmente importante.

 

 

Sistema de medición garantizado

Los ingenieros de TECHNOLAS Perfect Vision buscaban un fabricante cuya actividad principal fueran los sensores de medida y, al mismo tiempo, un sistema capaz de trabajar en entornos industriales. El PMX de HBM combina precisión y fiabilidad gracias, entre otras cosas, a su tecnología de frecuencia portadora insensible a las interferencias y a la detección automática de sensores a través de TEDS. Tiene una frecuencia de muestreo de 19,2 kHz por canal, para un total de 16 canales de medición y 32 canales internos de cálculo. Además, dispone de un elevado ancho de banda, perfecto para procesar las señales con rapidez extrema.

En el VICTUS®, un triple sistema redundante de galgas extensométricas registra las señales y las transmite al amplificador PMX. Desde allí, se redirigen mediante un sistema de bus hasta un ordenador —el cerebro del sistema—, en donde se analizan.

Dentro del VICTUS®, los datos se transmiten utilizando una ruta analógica relativamente larga. Esta no es la situación ideal, porque a la hora de analizar señales analógicas interesa que las distancias espaciales sean lo más cortas posible. Lo mejor sería que la digitalización llegara hasta los sensores, pero no es posible por cuestiones de espacio. Sin embargo, eso no supone ningún problema para el amplificador PMX, que es capaz de proporcionar valores fiables aunque la distancia sea larga.


Referencia: HBM > Aplicaciones > Notas de clientes “Láseres para cirugía ocular: precisión de micras” [documento en línea: https://www.hbm.com/es/6750/desarrollo-de-laseres-para-cirugia-ocular-en-technolas-perfect-vision/ acceso: marzo 2020].


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + seven =