Una conexión a tierra de mala calidad no solo contribuye a un tiempo de inactividad innecesario, sino que es peligroso y aumenta el riesgo de fallos en los equipos. Sin un sistema de conexión a tierra eficaz, podríamos estar expuestos a riesgo de descarga eléctrica, por no mencionar los errores en los instrumentos, los problemas de distorsión armónica, los problemas de factor de potencia y un gran número de posibles errores intermitentes.

Pero ¿qué es la conexión a tierra y para qué sirve?

El objetivo de la resistencia de tierra es lograr el menor valor posible de resistencia de tierra que sea razonable en términos económicos y físicos.

El artículo 100 del NEC (del inglés National Electrical Code) define la conexión a tierra como: “una conexión conductora de electricidad ya sea de forma intencionada o accidental, entre un circuito o equipo eléctrico y la tierra o cualquier otro cuerpo conductor de electricidad que pueda sustituir a la tierra”.

Dentro de las conexiones a tierra se distinguen dos categorías: conexión a tierra y conexión a masa.

  • Una conexión a tierra es una conexión intencionada de un circuito conductor de electricidad (normalmente el neutro) a un electrodo de conexión a tierra ubicado dentro de la tierra.
  • La conexión a masa garantiza la correcta puesta a tierra del equipo que está funcionando en una estructura.

Estos dos sistemas de conexión deben mantenerse por separado, excepto cuando se trate de una conexión entre los dos sistemas. Así se evitan diferencias de potencial de tensión por posibles descargas disruptivas generadas por rayos. El circuito de tierra, además de proteger a las personas, a las instalaciones y a los equipos, proporciona una ruta segura para la disipación de corrientes de fallo, rayos, descargas estáticas e interferencias electromagnéticas y de radiofrecuencia.

El valor ideal de resistencia de tierra

Lo ideal es que una conexión a tierra tenga una resistencia de 0 Ohmios.

No hay ningún umbral de resistencia de tierra estándar que se haya reconocido de manera unánime por parte de todas las agencias normativas. No obstante, la NFPA y el IEEE recomiendan un valor de resistencia de tierra de 5,0 Ohmios o menos.

El NEC indica que es necesario “asegurarse de que la impedancia del sistema a tierra sea menor de 25 Ohmios, tal y como se especifica en la norma NEC 250.56. En instalaciones con equipos sensibles, debería ser de 5,0 Ohmios o menos”.

El sector de las telecomunicaciones a menudo usa 5,0 Ohmios o menos como el valor para la puesta a tierra y las conexiones eléctricas.

Instrumento para medir resistencia de tierra

El modelo MRU-200 es el único medidor en el mercado que implementa todos los métodos de medición.

Mediciones disponibles:
  • método técnico 2P/3P/4P,
  • método de impulsión, tres tipos de vertiente de impulso de medición 4/10μs, 8/20μs, 10/350μs,
  • método de pinza, así como mediante pinza doble sin la necesidad de colocar electrodos auxiliares,
  • resistencia de suelos,
  • GPS incorporado,
  • Las coordenadas GPS de medición están guardadas en la memoria del equipo
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =