¿Sabías que para estimar el tiempo de duración de tu teléfono y otros aparatos se simula su vida diaria? Una de esas pruebas es la prueba de resistencia y fatiga (durabilidad).

¿Para qué sirven las pruebas de resistencia?

Los fabricantes necesitan garantizar que sus productos son capaces de resistir los impactos y esfuerzos a los que se verán sometidos a lo largo de su vida útil.

Por ejemplo, un teléfono móvil debe resistir los vaivenes dentro de una mochila y varias caídas al suelo. Si no soporta ese uso cotidiano general, las reclamaciones contra la garantía se dispararían para el fabricante, con el consiguiente riesgo de deterioro de la marca y de que los clientes compren su siguiente teléfono a otro fabricante.

Para poder garantizar que sus productos funcionen adecuadamente en el mundo real los equipos son puestos a prueba en diversos aspectos. Las pruebas de resistencia y fatiga (durabilidad) ayudan a los fabricantes a evaluar cómo soportan el uso habitual los productos y componentes.

¿Cómo funcionan estás pruebas?

En estas pruebas, los componentes, subconjuntos y productos acabados son sometidos a vibraciones que emulen las condiciones reales para evaluar si son adecuados para la finalidad que deben cumplir durante toda su vida útil.

Cuando se llevan a cabo pruebas de resistencia, se comprueba si los productos cumplen determinados estándares, con frecuencia definidos por los fabricantes de equipos originales y los proveedores de primer nivel. En otros casos, se someten a vibraciones hasta destruirlos.

Las pruebas de resistencia suelen ser repetitivas, por lo que deben ser fáciles de configurar, efectuar y cerrar. La posibilidad de almacenar perfiles de ensayo en un software de control y de reutilizarlos de forma repetida, simplifica las pruebas.

Te puede interesar:

¿Qué es una prueba de vibración y qué equipos se requieren para llevarla a cabo?→

Sistema recomendado

En las pruebas de resistencia, uno de los sistemas habituales consiste en un excitador refrigerado por aire de fuerza media que se puede utilizar en configuración vertical u horizontal, por ejemplo, un combo V875-440. Se trata de un excitador versátil, apto para cargas útiles hasta 600 kg, incluidas unidades y subconjuntos de sectores como el aeroespacial y el de automoción. El excitador se puede sustituir para que el sistema admita distintas cargas útiles.

Productos recomendados


Referencia: Brüel & Kjaer. Aplicaciones “Pruebas de vibración y validación” [documento en línea https://www.bksv.com/es-ES/Applications/product-vibration/vibration-testing-and-validation acceso: septiembre de 2016|].


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 5 =