(55) 5752 6433 ventas@midebien.com

Cómo asegurar el control de la temperatura de la vacuna para el COVID-19

La temperatura – Un gran reto para la distribución de vacunas

Las compañías farmacéuticas de todo el mundo están trabajando diligentemente horas extra para producir una vacuna contra el COVID-19. Mientras continúa este trabajo, otras empresas ya están planificando cómo distribuir una posible vacuna. Sin embargo, quizás el desafío más importante existe en el control de la temperatura, ya que algunas candidatas a la vacuna COVID-19 requerirán una temperatura ultra baja (ULT), que suele oscilar entre -86 y -45 °C.

Para las vacunas COVID-19 que requieren una temperatura ultra baja, es necesario mantener estas temperaturas de congelación durante todo el proceso, desde la fabricación hasta la entrega a los pacientes. No hacerlo en cualquier momento puede resultar en el desperdicio de vacunas, que son tan desesperadamente necesarias.

Para mantener la calidad de la vacuna, los sensores de temperatura monitorearán y en algunos casos, registrarán la temperatura dentro de los contenedores de almacenamiento y envío. Esto será necesario para demostrar que la vacuna permaneció a una temperatura ultra baja en todo momento y, por lo tanto, tiene la máxima eficacia.

Las instituciones deberán contar con la capacidad de documentar las condiciones de almacenamiento fundamental. Los sensores de temperatura ayudan a monitorear y proporcionar la documentación necesaria, pero se desvían con el tiempo.

Para asegurar la máxima eficacia y reducir el desperdicio, estos sensores de temperatura deben permanecer exactos. Aquí es donde entran en vigor los calibradores de temperatura de alta calidad.

Calibrar sensores a ultra baja temperatura

Debido a que son la fuente confiable para medir y proporcionar datos importantes de temperatura, algunos usuarios pueden cometer el error de pensar que los sensores de temperatura son automáticamente exactos. En realidad, los sensores de temperatura se desvían y se degradan con el tiempo, por lo que la verificación y el ajuste periódicos o el reemplazo completo es un paso crítico que no se puede olvidar. Sin embargo, encontrar el equipo para probar y calibrar con exactitud a temperaturas de -86 °C es un desafío.

AMETEK STC tiene una solución en su serie de calibradores de temperatura de referencia RTC JOFRA, particularmente el modelo RTC-159.

El RTC-159 tiene un intervalo de baja temperatura de -100 °C, lo que le da un amplio intervalo disponible para calibrar los sensores de temperatura utilizados en la medición de temperaturas ultra bajas. Además de su intervalo, el RTC-159 presenta una exactitud de 0.06 °C, una estabilidad de 0.03 °C y un sistema DLC patentado, que brinda una uniformidad de temperatura y una exactitud inigualables en el inserto.

No Comments

Leave a Reply