(55) 5752 6433 ventas@midebien.com

calibracion-temperatura-industria-lactea

Calibración de temperatura para la leche de avena: ¡Haciendo que sea deliciosa y segura!

La leche de avena se está convirtiendo en una opción cada vez más popular en comparación con la leche de vaca. ¡Y no es de extrañar! Cada vez más fabricantes se suman al mercado para producir esta deliciosa alternativa láctea. Sin embargo, la producción de leche de avena implica un proceso complejo que incluye remojo, mezcla, filtrado y pasteurización. ¿Sabes qué? La temperatura es un factor crítico que afecta tanto a la calidad como a la seguridad de la leche de avena.

industria-lacteos

La importancia del control de temperatura

La pasteurización es un paso crucial en la producción de leche de avena. En este proceso, la leche se calienta a una temperatura específica durante un tiempo determinado para eliminar las bacterias dañinas y prolongar su vida útil. El intervalo de temperatura característico para la pasteurización de la leche de avena oscila entre 72 °C y 85 °C, según el método y los equipos utilizados. Es absolutamente esencial mantener un control exacto de la temperatura durante todo el proceso de pasteurización para asegurarnos de que la leche alcance la temperatura adecuada y se conserve durante el tiempo necesario. Para garantizar la seguridad y la calidad de la leche de avena, los fabricantes deben medir y registrar las temperaturas del proceso con exactitud. Instalan instrumentos en varias partes del equipo, como el pasteurizador, el tanque de retención y la línea de envasado. Al monitorear y registrar en tiempo real las temperaturas, los fabricantes pueden asegurarse de que la pasteurización sea efectiva y que la leche sea segura para el consumo. No obstante, los fabricantes enfrentan un desafío al utilizar sensores de temperatura en la producción de leche de avena: el riesgo de contaminación. Si los sensores no están debidamente protegidos, pueden convertirse en un caldo de cultivo para bacterias dañinas, lo que representa un problema en términos de seguridad alimentaria.

Pero aquí viene la solución:

Los fabricantes deben emplear sensores sanitarios diseñados específicamente para soportar altas temperaturas. Estos sensores están fabricados con materiales esterilizados y fáciles de limpiar, lo que previene la contaminación y garantiza lecturas de temperatura exactas. Además, estos sensores también protegen el instrumento bajo prueba de las altas temperaturas del proceso.

Entonces, ¿cómo podemos monitorear de manera exacta la temperatura? Aquí es donde entra en juego el registrador de referencia nVision, un instrumento portátil de alta exactitud, ideal para medir y registrar datos de temperatura en tiempo real. Además, puedes añadir un módulo de temperatura RTD100 y una sonda de temperatura para que el nVision pueda medir las temperaturas en el pasteurizador, el tanque de almacenamiento y la línea de envasado.

nvisio-calibracion-temperatura

Si necesitas un registro de prueba, el nVision tiene una función de registro que puede almacenar hasta 1 millón de puntos de datos, recopilando información tan rápido como 10 lecturas por segundo. Descargar los datos almacenados en una hoja de cálculo es sencillo y rápido.

Si esto no fuera suficiente, el tri-clamp sanitario de AMETEK y la torre de enfriamiento STA-Kool se pueden agregar a la configuración del equipo para proteger tanto el nVision de la temperatura del medio del proceso como para proteger la leche de avena de la contaminación.

En conclusión, las temperaturas del proceso de registro de datos son fundamentales para la fabricación de leche de avena. Al monitorear y registrar las temperaturas durante todo el proceso, los fabricantes pueden garantizar que la leche se pasteurice de manera efectiva y sea segura para el consumo.

Protege tu producción de leche de avena y optimiza la calidad con nuestras soluciones de calibración de temperatura.

Suscríbete a nuestro boletín

No Comments

Leave a Reply